Saltar al contenido

Aubagio y nuevos inhibidores de la tirosinquinasa

esclerosis

Los ensayos en esclerosis buscan las  “secuelas”  positivas de los fármacos, como reducir la pérdida de masa cerebral.

Mejoras en la funcionalidad y mantenimiento de la esclerosis múltiple en  “pausa“ . Así, lo recogen y concluyen los estudios presentados en el último Congreso Europeo del Comité para el Estudio de la Esclerosis Múltiple (Ectrims).

Además, como apuntó en la reunión de Highlights Ectrims 2018, organizada por Sanofi Genzyme, Jaume Sastre, jefe de Neurología del Hospital Universitario Vall D’Hebron,  “hay que prestar atención a las nuevas moléculas que están por llegar que ofrecen buenos resultados.” 

esclerosis multiple

Inhibidores de la tirosinquinasa

 Se trata de los inhibidores de la tirosinquinasa . El nuevo enfoque de los trabajos presentados con terifl unomida (comercializado como Aubagio, por Sanofi Genzyme), ya apuntan que se han visto reducciones de la atrofi a cerebral, en comparación con los pacientes que experimentaban un primer episodio de esclerosis múltiple.

El significado de este logro se vincula con una reducción de la pérdida de volumen cerebral total y ofrece una ventana de esperanza al control del componente inflamatorio y neurodegenerativo temprano de la esclerosis múltiple. La doctora Lívia de Sousa, del Hospital Universitario de Coimbra, manifestó que  “en un ensayo de fase II, denominado Topic, hemos podido verificar que se han reducido las lesiones cerebrales”. 

De Sousa contó que se midió de forma semestral esa reducción de atrofia y, pasados los casi dos años, la diferencia acumulada era de un 43% menos en los que tomaron teriflunomida.

 “Es más, en los estudios hemos medido las dosis de 7mg o de 14 mg para ajustar hasta dónde podíamos llegar con cada cantidad”.  Por otro lado, De Sousa también presentó ensayos en los que se desmontaba que teriflunomida tiene un efecto significativo en la reducción de la fatiga, en un ensayo alemán Taurus, que además midió la satisfacción de los pacientes.

 “Los afectados no registraron efectos graves y toleraron bien la medicación. Además, se han comparado estos resultados de Taurus con otros procedentes de otro trabajo Tenere, para ver de nuevo la diferencia entre dosis”. 

Destacó De Sousa un estudio español, TeriCare,  “un estudio multicéntrico a dos años que involucra a 48 centros, que por el momento se halla en curso” . En cuanto a otro fármaco, alemtuzumab (comercializado como Lemtrada por Sanofi Genzyme), que ya acumula ocho años de experiencia clínica, la doctora Sara Eichau, del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, comentó los  “buenos resultados del mismo, ya que el 70% de los afectados se mantiene estable, el 47% presenta mejoría confirmada y la mitad de los pacientes no ha precisado de un tercer ciclo (la prescripción va por ciclos)”. 

También, Eichau subrayó en la presentación en Ectrims que hay mejoras en los primeros dos años en los sistemas funcionales: sensitivo, motor y cerebelo.

esclerosis

Buenos resultados con dos moléculas para los casos menos frecuentes de esclerosis múltiple

El congreso Ectrims ha sido el lugar elegido para presentar nuevos datos sobre dos terapias en investigación frente a dos de los tipos de esclerosis múltiple (EM) menos frecuentes: la secundaria progresiva (EMSP) y recurrente (EMR) desarrolladas por Novartis.

 Se trata del fármaco en investigación siponimod (BAF312), primer y único medicamento que ha demostrado retrasar significativamente la progresión de la discapacidad en pacientes con EMSP; y ofatunumab (OMB157), primera terapia autoadministrada subcutáneamente anticélulas B para el tratamiento de la esclerosis múltiple en brotes (EMR), que actualmente está en fase III de desarrollo. 

 

Así, por una parte, nuevos datos han demostrado que el seguimiento a largo plazo (de hasta seis años) de pacientes en tratamiento con siponimod (2 mg) no mostraba ningún aumento en las tasas de incidencia de los acontecimientos adversos ni nuevos hallazgos de seguridad.

Dichos resultados refuerzan que esta molécula puede ser una opción de tratamiento segura y eficaz para pacientes diagnosticados de EMSP.

Por otra, se presentaron nuevos datos acerca de los pacientes en tratamiento con ofatumumab (primer anticuerpo monoclonal anti CD20 totalmente humano específicamente diseñado para el tratamiento de la esclerosis múltiple), con una autoadministración mensual subcutánea una vez finalizado el reclutamiento.

Actualmente, se están realizando dos ensayos paralelos de fase III (Asclepios) para evaluar su eficacia y seguridad frente a teriflunomida en pacientes con esclerosis múltiple recurrente (EMR). Además, nuevas líneas de investigación muestran que los neurofilamentos podrían ser eficaces para predecir la progresión de la discapacidad a largo plazo en pacientes con esclerosis múltiple remitente recurrente.

En otro análisis, la cadena ligera de neurofilamentos en sangre predijo la atrofia cerebral en pacientes con esclerosis múltiple primaria progresiva y EMSP en ensayos fase III de fingolimod (Informs) y siponimod (Expand) controlados con placebo, respectivamente.

Un tercer estudio evaluó el valor predictivo de los neurofilamentos respecto a la actividad de la enfermedad y la respuesta farmacológica en pacientes pediátricos diagnosticados de esclerosis múltiple, y los resultados sugieren que pueden ser biomarcadores útiles en esta población.

Esclerosis múltiple: el actual botiquín exige nuevos retos

En la actualidad, la esclerosis múltiple supone una de las patologías neurodegenerativas que ha incluido más nuevos fármacos en el botiquín en los últimos años.

No sólo es un salto cuantitativo, sino cualitativo, porque muchas moléculas no sólo controlan los brotes, además de fijarse objetivos como controlar la atrofia muscular, disminuir la fatiga y frenar el deterioro cognitivo de los pacientes.

 “La asignatura pendiente que tenemos, tras poder asegurar con las nuevas medicaciones un brote cada 10 años, es vigilar que estos fármacos también actúen como neuroprotectores o buscar el diseño de otros que incluso puedan revertir el daño”,  explica Lluis Brieva, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida.

Por ello, conocer el sentir y la experiencia de los pacientes resulta clave para poder ofrecer soluciones concretas. En este sentido, en Ectrims (Congreso del Comité Europeo para el Estudio de la Esclerosis Múltiple) celebrado esta semana se hicieron públicos unos interesantes datos de un trabajo denominado “Infoseek-MS”, en el que se valoraba la estrategia de búsqueda de información por parte de los pacientes.

Uno de sus responsables, Virginia Meca, coordinadora de la Unidad de Enfermedades Desmielinizantes del Hospital Universitario de La Princesa, de Madrid, explica que  “pese a que la mayoría de los que buscan información acuden antes a internet que a su especialista, cabe subrayar que son su neurólogo y su enfermera los que actúan como sus referencias en torno a sus necesidades y confían en ellos”. 

Meca también alude a que  “quienes más consultan en las webs son los pacientes que sufren versiones más complicadas y menos controladas de la enfermedad”.  Conocer al paciente supone un paso importante para el abordaje terapéutico.

 “La personalización es fundamental no sólo en el abordaje farmacológico sino en todo lo que tiene que ver con esta enfermedad tan heterogénea. 

Desde las organizaciones de pacientes es algo que siempre tenemos en cuenta en la información que ofrecemos y en la oferta de servicios de atención y rehabilitación que se presta a las personas, pero lo novedoso de este estudio es que ha profundizado en ello desde un abordaje científico, cuestión que no se había hecho hasta ahora y que sin duda marcará un camino en el que aportar evidencia a la importancia de personalizar la información a las personas con esclerosis múltiple», explica Pedro Carrascal, presidente de la Plataforma Europea de Esclerosis Múltiple (EMSP).

Por ello, Meca subraya que  “muchos lo que buscan, sobre todo los que tienen la patología menos controlada, es cómo pueden ellos mediante hábitos de vida modificar su enfermedad. Por eso, también muchos acuden a las asociaciones de pacientes”. 

Esperanza

En la actualidad, en torno al abordaje terapéutico se intenta dar nuevos pasos y los neurólogos no se conforman con “mantener a raya” la esclerosis múltiple, sino ofrecer soluciones a síntomas con los que “han de convivir” los afectados, como la atrofia muscular, la fatiga y el deterioro cognitivo.

Lucía Forero, neuróloga del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz, explica que  “tenemos que ir más allá del control clásico de los síntomas. Hay que sumar algo más a la prueba de la resonancia magnética, la medición de variables clínicas y el grado de discapacidad, que nos daba como resulta el grado NEDA en el que estaba el paciente. 

Tenemos que poder medir con la RM la atrofia cerebral y ver si hay una correlación con la discapacidad que sufre el afectado. Reconoce que no todos los centros están actualizados en este sentido, pero que la tendencia es clara.

Hacer estos pequeños y sutiles cambios supone dar saltos de gigante para los pacientes,  “quienes apuntan que ese deterioro cognitivo o esa fatiga les impide desarrollarse en el entorno laboral y por ello hay que buscar tratamientos que también se fijen estos objetivos –en Ectrims se presentan datos de ocrelizumab en estudios de extensión en este sentido, sobre cómo reduce los niveles de fatiga y cuál es su impacto en el deterioro–. 

El cansancio es un factor muy incapacitante para los pacientes y demandan soluciones para ello», subraya Forero, quien además espera que el siguiente paso sea la búsqueda de biomarcadores para “personalización” de los tratamientos. Esta angustia es la que, ante un diagnóstico de este tipo, lleva a los afectados a consultar y buscar información en las redes a su alcance.

 “Tras ese primer momento son tantas las incertidumbres y dudas a resolver, que una vez que eres capaz de aceptar lo que te está pasando, necesitas solucionar. 

Esto requiere de un aprendizaje, un viaje, que vas recorriendo a veces solo, a veces acompañado (por familia y amigos íntimos, otras personas en tu misma situación…), y siempre con el apoyo de los profesionales de la salud (tanto de Neurología, Enfermería, Rehabilitación…).

En la medida que este aprendizaje avanza, las necesidades de información de cada uno también van cambiando», concluye Carrascal.

Una diana para la dolencia

Esta semana, “Science Translations” se hacía eco de un nuevo abordaje terapéutico contra la esclerosis múltiple. Una de sus investigadoras, Mireia Sospedra Ramos, del Instituto de Investigación de Inmunología y Esclerosis Múltiple del Hospital Universitario de Zúrich, explica a camelilla.es que «este paso supone encontrar una vía para clasificar a los pacientes a corto plazo y poder diseñar fármacos diana contra la neurodegeneración, más seguros y eficientes que los actuales.

 Hemos identificado un nuevo antígeno en esclerosis múltiple que no es mielina indica un rol de otros autosantígenos en esclerosis múltiple”.