Saltar al contenido

¿Cómo confesar una infidelidad?

Cómo confesar una infidelidad

Una infidelidad amorosa se lleva acabo cuando de forma consciente, rompemos las reglas pre-establecidas en una relación sobre la cantidad de personas que forman parte de la misma, es decir, que engañamos a nuestra pareja con una persona ajena por diferentes motivos en la que el culpable puede ser uno de los dos o ambos, pero que normalmente no se justifica de ninguna manera ya que es considerado como una traición a la confianza, lo que lleva al infiel a pensar cómo confesar una infidelidad a su pareja.

Un poco fuerte leer la introducción del artículo si se está buscando confesar una infidelidad, pero lamentablemente es la realidad. A pesar de ello, existen varias formas de confesar una infidelidad a nuestra pareja para que el problema no sea mayor al causado por un descubrimiento de la misma, pero el resultado dependerá de distintos factores, incluyendo el comportamiento de la persona afecta y su capacidad para controlar las emociones.

Motivos por los que puede suceder una infidelidad

Para entender un poco sobre la infidelidad, es recomendable tener en cuenta algunos motivos para entender el por qué pudo haber sucedido y así identificar algunas fallas que nos ayuden a confesar una infidelidad al explicarle a la pareja. Las razones más comunes pueden ser:

  • Monotonía: se dice que la rutina congela los sentimientos, como cuando la pareja empieza a perder interés en pasar tiempo juntos o deja a un lado los detalles cariñosos, se puede producir la sensación de que la relación perdió su camino, como resultado terminan apareciendo personas interesantes que demuestran y llenan la falta de cariño, con lo que la posibilidad de un acto infiel aumenta notablemente.
  • Vida sexual poco activa: si se siente insatisfecho en el ámbito sexual, normalmente llega un punto en el que la pareja busca en otros lo que no consigue en su relación y en otros casos se utiliza como -venganza- ya que la otra persona no quiere abordar el tema, tener relaciones o cumplir las fantasías de su compañero/a.
  • Inmadurez: si la pareja carece de madurez, como por ejemplo la dependencia hacia los padres o no tiene la capacidad de abordar temas delicados, es normal el sentimiento de que no se es escuchado y como consecuencia, se busca otra persona que los atienda y que en muchos casos termina habiendo una conexión que da como resultado un acto infiel.
  • Gustos diferentes o búsqueda de nuevas sensaciones: muchas persona se aburren de lo mismo (monotonía) en el sexo y busca nuevas experiencias que los haga sentir enamorados nuevamente. También puede ser el caso de que los gustos de una persona no son recíprocos, como el sadomasoquismo. En otros casos como en una relación heterosexual, uno de los dos individuos puede ocultar su homosexualidad, llevándolo a un punto en el que necesita satisfacer sus verdaderas necesidades y ser infiel con otra persona.

Cómo confesar una infidelidad y no morir en el intento

A pesar de que contarle a la pareja una infidelidad puede ser algo bastante difícil, también existe la opción de mantenerlo en secreto, siendo esta última un poco peligroso e igual de difícil debido al miedo de ser descubierto y el sentimiento de culpa que en caso de no poderlo superar, se puede vivir con un malestar que podría amargar su día a día y no perder la capacidad de disfrutar o pasar el tiempo con su pareja.

Lo más seguro es que sea algo doloroso para el afectado, la mayoría de especialistas en la materia recomiendan confesar la infidelidad para dar un paso adelante y sacar a flote la relación, dando una nueva oportunidad para arreglar los problemas que pudieron influir en la actuación de la persona que ha sido infiel. Puede que componer la relación después de confesarlo sea un poco difícil, pero si existe madurez, comprensión y la causa ha sido por problemas de ambos y no algo personal, seguramente podrán solucionarlo. Algunos consejos a tomar en cuenta:

  • Mantén la calma, encuentra el momento adecuado (cuando puedan estar totalmente solos, en un lugar cómodo de preferencia), no utilices frases típicas o que puedan sonar insensibles y hazlo antes de que se entere por medio de otra persona.
  • No te apresures, debes darle tiempo a tu pareja para asimilar lo sucedido, tratar de abordar el tema de manera tranquila y calmar al afectado para que no se tomen decisiones en base a los sentimientos encontrados en ese momento.
  • Recuerda que al hacerlo, corres el riesgo de que se acabe la relación debido a la reacción de tu pareja.
  • Debes repasar lo sucedido y pensar bien cómo se lo vas a decir, pregúntate por qué lo hiciste, qué te llamó la atención, qué es lo que tu pareja no te da, pero no puedes echarle toda la culpa al afectado, puesto que él se está enterando de esas cosas ahora, hacerlo con la intención de generar más sufrimiento solo traerá consecuencias negativas.
  • Deberás trabajar en recuperar la confianza perdida en tu pareja.
  • Prepárate para atravesar un período de prueba en el que ambos podrán comprobar si es posible vivir con lo sucedido, pero recuerda que es normal que tu pareja pueda desconfiar un poco al principio (si no lo logra superar, pueden ir a un especialista o terminar la relación).
  • En caso de que la infidelidad es algo que ya ocurrió hace algún tiempo y no hay posibilidad de descubrimiento, lo mejor es acudir a un especialista que te ayude a superarlo y evitar hacerle daño innecesario a tu pareja, en caso de que el problema o motivo por el cual sientes que lo hiciste una vez siga latente, entonces lo mejor es hablar de ello.

Bonnie Eaker Weil

Casos en los que no se recomienda confesar una infidelidad según Bonnie Eaker Weil: no es recomendable confesar una infidelidad si tu pareja está pasando por un momento difícil (operación, despido, problemas económicos), es posible que reaccione violentamente o si es una persona sumamente rencorosa que dedicará su vida para dañar la tuya.

Como hemos visto, confesar una infidelidad puede llegar a ser sumamente difícil si se mira desde el punto de vista de una traición hacia la pareja, pero como hemos abordado anteriormente, muchas veces es el resultado de uno o varios problemas presentes en la relación, por lo que ésta acción abre el camino a una nueva oportunidad para entablar una conversación con la pareja (algo que debió haber sucedido antes, pero todos cometemos errores) y solucionar todo aquello que incomoda y que pueda estar afectando la vida de uno o ambos miembros, y en el peor de los casos terminar con una relación que no llenaba de alguna manera las necesidades de cada uno.