Saltar al contenido

Esos kilos de más

kilos de mas

Tras la obesidad no se esconde sólo un problema estético, sino que estamos ante una grave enfermedad que afecta a la salud de la persona tanto física como psicológicamente.

Personas con sobrepeso

El número de personas con exceso de peso ha aumentado de manera vertiginosa en los últimos años y la obesidad se ha convertido en el trastorno metabólico más frecuente del mundo occidental.

No se trata de un problema meramente estético, la obesidad es una enfermedad crónica que debe ser tratada, ya que puede afectar gravemente la salud de quien la padece tanto a nivel físico como en el plano psicológico, ya que provoca falta de autoestima en muchos casos.

Mala alimentación

Los cambios en la alimentación y la vida sedentaria desencadenan esta enfermedad, cuya principal causa es un desequilibrio entre la energía consumida y la que se gasta. Simplemente, el organismo no quema el exceso de calorías, que se guardan en forma de grasa en el cuerpo.

A esto contribuye el hecho de comer en exceso, en especial alimentos muy grasos, y el desorden en las comidas, la “comida rápida”, muy rica en grasas. Combinado con el sedentarismo, cada vez más generalizado, se favorece la ganancia de peso.

Obesidad abdominal

La obesidad abdominal, llamada “tipo manzana”, surge cuando la grasa se distribuye alrededor de la zona abdominal. Es más común entre los hombres, aunque también afecta a muchas mujeres y predispone, por lo general, a padecer colesterol elevado o problemas de corazón.

En la obesidad “en forma de pera”, el sobrepeso se acumula en las caderas, y es más frecuente en el sexo femenino.

La obesidad es un factor de riesgo en sí mismo que reduce la esperanza de vida ya que favorece la aparición de ciertas enfermedades, lo que no ocurre en las personas con peso normal, e incluso en los casos más graves puede llegar a ser mortal.

Efectos colaterales

Se ha demostrado, por ejemplo, que las mujeres obesas tienen una mayor predisposición a sufrir cáncer de mama y de matriz, mientras que en los hombres pueden aparecer tumores de colon, recto y próstata. Por otra parte, la obesidad eleva la tensión arterial, el colesterol y los triglicéridos, y favorece la elevación del azúcar en sangre y la aparición de diabetes tipo 2, lo que predispone a las enfermedades cardiovasculares.

También se relaciona con trastornos de la menstruación, infertilidad. Asimismo, las articulaciones sufren con este exceso de peso, ya que se sobrecargan, y es posible que aparezca artrosis en la cadera o la rodilla e incluso en los casos graves puede llevar a la incapacidad del paciente. Incluso un leve sobrepeso, también pueden provocar estos riesgos.

Últimos estudios publicados

Hasta hace poco no sabíamos cómo afectaba a la salud el tener unos kilos de más. En verano de 2016 se ha publicado un estudio en la revista médica New England Journal of Medicine, en el que se estudiaron más de medio millón de personas de Estados Unidos con sobrepeso.

Para que los resultados fueran fiables se excluyeron a aquellos que fumaban y a los enfermos crónicos.

Por otro lado, los enfermos crónicos pueden perder peso debido a su enfermedad. En 2001 se mandaron cuestionarios a personas de diferentes estados preguntándoles el peso, talla, raza, si fumaban o no, si realizaban ejercicio físico, sobre la dieta, y cuánto pesaban a los 50 años.

Tras diez años de seguimiento, se comprobó que habían muerto alrededor de 42.000 varones y 20.000 mujeres. Se vio una asociación significativa clara entre “sobrepeso ligero” y mayor mortalidad. Los kilos de más, aunque sean pocos, se asocian a un riesgo de mortalidad un 20-40 por ciento mayor que los que tenían peso normal.

Conclusiones finales

Otros autores habían dicho que no existía asociación debido quizá al sesgo de incluir a pacientes con enfermedades crónicas (que suelen ser más delgados y también fallecen antes debido a su enfermedad) y también a que existe un correcto tratamiento de las enfermedades asociadas al sobrepeso tales como diabetes, hipertensión arterial, y las enfermedad cardiovasculares.