Saltar al contenido

Los 10 mejores aceites esenciales de 2019

aceites esenciales

A veces, lo que apenas es visible encierra más virtudes que otras cosas muy vistosas. Es el caso de los aceites esenciales, el remedio natural que la aromaterapia propone para lograr el bienestar físico, mental, emocional y espiritual.

Menos evasiva que el agua, mas densa que un buen vino, tan brillante como el oro e igual de aromática que la flor más fresca. Si así es “la cara” de un aceite esencial, “su alma” debe contener las virtudes que se extraen tras destilar un pedacito de naturaleza; una operación tan delicada como antigua.

El químico Gattefossé

“En 1926, los aceites esenciales despertaron la curiosidad del químico francés Gattefossé, quien creó el término aromaterapia para referirse a sus propiedades curativas. Sin embargo, su práctica ya era común, por ejemplo, entre los antiguos egipcios o los chinos de hace 5.000 años.

Hoy en día, esta ciencia no deja de ser actual y aún se considera rica y prometedora para los especialistas en cosmética”, dice Catherine Voisembert, responsable de formación internacional de Decléor. Y sabe de lo que habla; la firma mantiene desde hace 30 años una íntima afinidad con el reino vegetal y de esta relación sus investigadores han creado el concepto “sublimador natural de belleza”.

Aromaterapia y fitoterapia

La idea, reconocida por los profesionales de la estética, asocia el poder de la aromaterapia con los beneficios de la fitoterapia. Catherine Voisembert explica las diferencias entre ambas disciplinas: “A diferencia de la fitoterapia, que utiliza los extractos de plantas (toda, partes o activos), la aromaterapia aprovecha las esencias, las cuales concentran hasta cien veces algunos principios activos de una planta aromática”.

Eso sí, extraerlos es un proceso que requiere manos expertas. “Es necesario, por ejemplo, destilar cien kilos de Ylang-Yang para recoger dos kilos de su aceite esencial, o bien cien kilos de azahar para obtener cien gramos de aceite esencial de Neroli”, añade Voisembert.

Por qué embellecen y curan

“La piel es un espejo que refleja nuestro estado general. Los problemas cutáneos revelan el mal funcionamiento de eliminación de los otros órganos, una alimentación desequilibrada, falta de higiene o incluso estrés.

Por su extraordinaria afinidad con la piel, los aceites esenciales están particularmente concebidos para “reparar” estos desórdenes”, explica la experta de Decléor. Y continúa: “La piel es impermeable al agua, pero permeable a los gases y a los aceites que se absorben y difunden por todo el organismo. Así numerosas pruebas demuestran cómo un aceite esencial es capaz de atravesar la epidermis y pasar por los vasos capilares de la dermis hasta llegar al sistema circulatorio”.

Una vez allí, “no sólo actúan a nivel farmacológico, sino también fisiológico y psicológico. De aquí su aplicación en la aromaterapia como propuesta terapéutica que utiliza como medio los aceites esenciales o esencias aromáticas naturales para lograr el bienestar y la prevención de enfermedades que afectan al nivel físico, mental, emocional o espiritual”, explica la química Marta Estebanell, desde Alquimia, empresa de alta cosmética natural que entiende la belleza como la unión de estética, salud y bienestar.

Aceites esenciales con ritual

Eso sí, “los aceites esenciales ejercen su acción al aplicarlos mediante el contacto directo a través de la piel, y también al olerlos, estimulando la respuesta emocional de uno de los sentidos más potentes de nuestro organismo, el olfato (mucho más potente que el gusto)”, continúa Marta Estebanell. Esto significa que para obtener el máximo beneficio de los aceites esenciales, hay que aplicarlos siguiendo un ritual que sólo lleva unos minutos.

Tiempo para sentir

“Vas a tomarte un momento de placer. Destapa el frasco, cierra los ojos y huele. Primer contacto… primeras sensaciones. Respira los aromas de los aceites esenciales profundamente. Siente con calma los perfumes que te llegan y deléitate con ese aroma que activa y provoca sensaciones”, propone Voisembert.

Luego tócalo, siente “su textura evanescente, ligera, no grasa”. Pon unas gotas en las manos y “pásalas con un suave masaje por la zona a tratar. Nota cómo se funde en perfecta armonía con la piel”. Ésta lo absorberá mejor si antes de aplicar el aceite lo templas ligeramente con las manos. Si se calienta demasiado podrían destruirse sus propiedades. Y ya sólo queda disfrutar de los resultados: naturales, reconfortantes y discretos; son la esencia del bienestar.

Para el baño

Chanel – N°5 Huile Intense Bain. Es una edición limitada de la Colección Seducción. Transforma el agua en seda y el baño en una burbuja perfumada. 69 €

Para la noche

Temps Majeur Elixir de Nuit, de Yves Saint Laurent. Toda la esencia de un ramo de rosas en un elixir para el rostro que despertará fresco como un pétalo. 160 €.

Para iluminar

White Light de Alqvimia. Extracto facial despigmentante, cien por cien natural, que da al rostro un tono uniforme y le aporta una hidra-tación duradera. 52 €.

Para hidratar

El cabello, el rostro, el cuerpo… la belleza global existe y su producto fetiche es Fluide de Beauté 14, de Carita. Una fórmula con 40 años de éxito probado. 30 €.

Para reparar

Las estrías, quemaduras o eritemas solares; también para nutrir e hidratar en profundidad la piel, lo mejor es probar Regenerador, de Laboratorios Babé. 14,10 €.

Para vitalizar y resplandecer

Aromessence Baume de Nuit Iris, de Decléor es un tratamiento de noche que responde a las necesidades de las pieles maduras. 57,50 €.

Pura alquimia

Si buscas un aceite esencial, escoge marcas de confianza, porque crearlos es delicado y requiere dominar las técnicas de aromaterapia; esto supone:

  • Analizar la calidad de la especie botánica para garantizar que la parte de la planta a destilar, el lugar y el cultivo son óptimos.
  • Adaptar la técnica de destilación a cada especie, un proceso que, en general, es lento y prolongado.

La esencia resultante debe ser pura y natural (no sintética ni química), y así preservar todas las moléculas del aceite esencial. La esencia de romero, por ejemplo, contiene 250 sustancias diferentes que actúan en sinergia.

Para resplandecer

Chanel Chance, Huile Soyeuse pour le corps es un aceite seco e hidratante que envuelve la piel. Un perfume que recorre el cuerpo y se confunde con el placer de envolverse en una sábana de seda. Se aplica con vaporizador. 30 €.

Para depurar

Nada mejor que Neuro Aroma Detox, de Natura Bissé, con aroma a Mediterráneo (romero, limón, naranja.
olivo, lavanda, mandarina…) y la acción relajante del neuropéptido Sen-sorphine. 52,20 €

Para rejuvenecer

Flexibilizar las pieles más secas y prevenir la aparición de arrugas, nada como el aceite para el rostro Orchidea Azul, un tratamiento de noche de Clarins. 37 €.

Para desmaquillarse

Helena Rublnstein propone Prodigy Make Up Remover. Con su original
textura en crema que al contacto con los dedos se transforma en aceite, combina el confort de las cremas limpiadoras con el poder desmaquillante de los aceites. 50 €

Para exfoliar

Prueba Dior Bikini Perfectlng Scrub. Es una aceite que se transforma en leche purificante. Contiene un microgranulado que exfolia la piel suave y eficazmente. 29,10 €.